En horas de la mañana del 25 de febrero en el poblado de Velasco en Holguín la Inseguridad del Estado asaltó la casa de Manuel Martínez León, auditor del CID para las provincias orientales.  Le registraron su humilde vivienda y le quitaron 300 CUC, una cámara fotográfica, dos teléfonos, un pomo de líquido para fumigar, un computador una impresora y varias copias del semanario La Nueva República.
Según la página web del CID , a Manuel lo esposaron y lo golpearon frente a su hija de siete años.  El dirigente del CID fue  trasladado a Instrucción Penal en Holguín donde se ha negado a comer y a tomar agua.  Los esbirros que participaron en el atropello fueron Mario Naranjo, alias Repello y Yovani  de la Inseguridad del Estado en Velasco,  el instructor del caso Julio  Garrido, Fernando La Guardia y  el policía llamado Guajiro.
La persecución y los abusos contra Manuel Martínez son continuos. El CID tiene que reaccionar en forma contundente.  En el exterior, este y otros caos recientes de robo y atropello contra dirigentes y activistas de la organización serán presentados a la Unión Europea, en los organismos defensores de los Derechos Humanos de la ONU y la OEA.  También serán denunciados a la opinión pública internacional y a las empresas hoteleras que tienen negocios en Cuba y que son cómplices de estos abusos de la tiranía con la que se han asociado.