El Ministerio de Educación Superior (MES) ratificó la expulsión de la profesora Dalila Rodríguez de la Universidad Central Marta Abreu de Las Villas. Una carta, fechada el pasado 9 de mayo y entregada este viernes a la académica, responde a su anterior apelación y confirma la revocación de su categoría docente, según explicó Rodríguez a 14ymedio.

El documento aparece firmado por la asesora jurídica del MES, Denisse Pereira Yero, y por el jefe del Departamento Jurídico, Jorge Valdés Asán. Los funcionarios no consideran una apelación el reclamo de Rodríguez porque “basta que se incurra en uno de los supuestos del artículo 74 inciso d) para que se pierda de manera directa la Categoría Docente”.

El pasado 11 de abril la profesora recibió una orden de despido de su puesto en la Facultad de Humanidades, emitida por el rector Andrés Castro Alegría y en la que se invoca el artículo 74 del Reglamento para la aplicación de las Categorías Docentes de la Educación Superior.

El argumento esgrimido para justificar la expulsión fue que la profesora no había logrado “subsanar un grupo de actitudes que se apartan en lo social y lo ético del correcto actuar docente educativo que exige su categoría docente, y que puede afectar la formación de los educandos”. Una noticia que Rodríguez recibió con sorpresa.

La filóloga cursaba un doctorado en Ciencias Pedagógicas, era activista del sindicato y recibió en febrero pasado una evaluación de excelente

La filóloga, de 33 años y residente en el municipio villaclareño de Camajuaní, cursaba hasta el momento de su expulsión un doctorado en Ciencias Pedagógicas, después de obtener un máster en Estudios Lingüísticos y Editoriales. Era activista del sindicato y recibió en febrero pasado una evaluación de excelente.

Desde comienzos de 2015, la académica experimentó presiones de la Seguridad del Estado. Varios agentes la entrevistaron para indagar si tenía contactos con el activista y pastor evangélico Mario Félix Lleonart. También se interesaron en conocer cómo eran las relaciones con su padre, Leonardo Rodríguez Alonso, coordinador del Instituto Patmos, una organización independiente que defiende los derechos religiosos en Cuba.

Dalila Rodríguez afirma que no pertenece a ningún grupo opositor, ni siquiera asiste a eventos convocados por entidades independientes en la Isla. “Todo esto lo han hecho para que mi padre se sienta culpable”, opina.

El opositor Leonardo Rodríguez, padre de Dalila Rodríguez. (Cortesía)
El opositor Leonardo Rodríguez, padre de Dalila Rodríguez. (Cortesía)

Cuando le comunicaron su despido, la vicerrectora primera, Osana Molerio Pérez, y la asesora jurídica le informaron también que no le estaría permitido apelar por el camino del sindicato y le advirtieron que no debería volver “a poner un pie” en la Universidad.

El proceso de despido estuvo plagado de irregularidades, denuncia Rodríguez. Según el reglamento, su caso debió ser analizado previamente por la comisión encargada de las categorías docentes y ofrecerle siete días para apelar. Sin embargo, el rector tomó la decisión directamente y sin respetar los plazos.

Señaló que las autoridades docentes “ni siquiera han podido mostrar una sola prueba en [su] contra”

Rodríguez decidió entonces escribir al Ministro de Educación Superior, José Saborido, pero la respuesta recibida esta semana asegura que en su caso “no hay violación alguna” porque “no se trata de un proceso disciplinario sino de un procedimiento administrativo de carácter especial”.

En conversación telefónica con 14ymedio, la profesora calificó de “increíble” que poco después de haber sido evaluada con las mejores calificaciones en su trabajo se haya convertido en alguien “con graves  problemas éticos y sociales que perjudica la formación” de los alumnos.

Dijo sentirse “totalmente desamparada, después de trabajar once años en esa universidad”, y señaló que las autoridades docentes “ni siquiera han podido mostrar una sola prueba en [su] contra”.

De la misma Universidad fue expulsada pocos días después la estudiante de periodismo Karla Pérez González, tras ser acusada de pertenecer al Movimiento Somos+ y «tener una estrategia desde el inicio del curso para subvertir a los jóvenes».

Su caso despertó una ola de indignación y a su favor se pronunciaron también voces oficialistas como el cantautor Silvio Rodríguez, quien escribió en su blog: «Qué brutos somos, coño, y pasan décadas y no aprendemos».

Fuente: http://www.14ymedio.com/nacional/Ministerio-Dalila-Rodriguez-Universidad-Villas-represion-Cuba_0_2229377045.html

Profesora expulsada de la universidad en Cuba tras sufrir acoso de la Seguridad del Estado

Dalila Rodríguez González no pertenece a ningún grupo opositor, ni asiste a eventos convocados por grupos independientes en la isla, pero es considerada una mala influencia para los estudiantes.

La Universidad Central Martha Abreu de Las Villas expulsó a la filóloga Dalila Rodríguez González, quien trabajaba allí por más de diez años, porque consideran que puede ser una mala influencia para los estudiantes.

Rodríguez González, denunció que ha sido acosada por la Seguridad del Estado en los últimos meses y aseguró que no pertenece a ningún grupo opositor, ni asiste a eventos convocados por grupos independientes en la isla.

El único vínculo con los grupos defensores de derechos humanos en Cuba llega a través de su padre Leonardo Rodriguez, opositor afiliado al Instituto Patmos, una organización que defiende los derechos religiosos en Cuba.

La profesora de 33 años, residente en Camajuaní, fue notificada durante una reunión con el rector Andrés Castro Alegría, donde le informaron que su accionar no se corresponde con el de un profesor de su categoría y no puede ejercer la docencia porque “puede dañar la formación de los estudiantes”.

Dalila, quien es Máster en Estudios Lingüísticos y Editoriales y actualmente cursaba estudios doctorales en Ciencias Pedagógicas, explicó que al separarla de su puesto en el centro de estudios, ya no podrá terminar el doctorado.

 

La profesora dijo a Martí Noticias que ahora tiene un plazo de diez días para reclamar al ministro y sesenta para recibir respuesta, aunque de momento no piensa apelar la decisión “porque es igual que reclamar ante el Inquisidor”.

Sanción a Dalila Rodríguez

Sanción a Dalila Rodríguez

“Hace un mes expulsaron a un profesor de periodismo de esa Universidad y esta semana a un estudiante y ante esas cosas no puedo callarme”, aseguró la profesora quien está dispuesta a denunciar otras injusticias.

 

Las razones detrás de la expulsión

Desde el 2015 en la Universidad de una forma más solapada mantenían control sobre ella y su trabajo, explicó Dalila, pero ya en agosto de 2016 durante una citación que le hizo un oficial de la seguridad del estado le reprochó su amistad con el Pastor Bautista Mario Feliz Lleonart que ella rechazó.

Rodríguez dijo que también negó las acusaciones contra su padre y asegura que dañarla a ella es una forma de herirlo a él.

La misionera Yoaxis Marcheco, del Instituto Patmos se pronunció al conocer de la expulsión de la joven.

«Mi hermano Leonardo Rodríguez Alonso Activista Pro Derechos Humanos y Coordinador del Instituto Patmos en la región central de Cuba nos acaba de informar que su hija Dalila Rodríguez, quien hasta hoy y durante diez años fue profesora en la facultad de filología de la Universidad Central Marta Abreu de las Villas, ha sido expulsada de ese plantel bajo el pretexto de que «socialmente está inhabilitada para ejercer su profesión y que es una mala influencia para los estudiantes».

Dalila había sido citada en varias ocasiones por agentes de la Seguridad del Estado, unas veces para tratar de captarla como agente y otras para intentar intimidarla, al no lograr ninguno de los dos propósitos entonces terminaron expulsándola. Es también un ataque directo a su padre quien es un activista opositor muy activo dentro de la Isla y por supuesto al Instituto Patmos del cual es coordinador», escribo Marcheco en su perfil de Facebook.

 

https://www.martinoticias.com/a/cuba-expulsan-profesora-universidad-/142820.html

 

La Universidad Central de Las Villas expulsa a la profesora Dalila Rodríguez González

La profesora Dalila Rodríguez González fue expulsada este martes de la Universidad Central Martha Abreu de Las Villas a través de una resolución firmada por el rector Andrés Castro Alegría contra la que no cabe recurso, según informó a DIARIO DE CUBA la propia trabajadora.

«Además se me revoca la categoría docente de profesor auxiliar que es una categoría superior y además mi condición de profesora universitaria», lamentó.

La suspensión «se me notifica como una resolución aprobada por el rector y se me hace saber que contra lo dispuesto no cabe recurso alguno, o sea no tengo facultades para defenderme, ni de apelar», denunció.

El lunes Rodríguez González habló con DDC sobre presiones que había estado recibiendo por parte de la Seguridad del Estado para que dejara por sí misma su trabajo, lo cual atribuyó a que su padre, Leonardo Rodríguez Alonso, es un activo defensor de los derechos humanos y abierto opositor al régimen

«Se me acusa de que mis actitudes éticas y sociales atentan contra el proceso docente y la formación de los estudiantes, pero (el documento) no especifica cuáles son esas actitudes, es muy etéreo», señaló.

Rodríguez González fue evaluada en enero de excelente por el Consejo de Dirección de la Facultad de Humanidades a la que pertenece.

«Y ahí evalúan todos los desempeños de un profesor universitario, entonces ahora me dicen que mi accionar no se corresponde con el de un profesor de mi categoría», razonó.

«Yo les pedí que me demostraran con hechos concretos cuál era ese accionar. Después de una reunión privada que tuve con el rector y sus asesores jurídicos suspendieron las clases de mi Facultad, hicieron un claustro a puerta cerrada en el que fui a entrar y me sacaron, y ya no puedo ni pisar los predios universitarios», acotó.

«En esa reunión seguramente se escucharon mentiras e improperios de mi persona sin yo estar presente, ni darme el derecho a defenderme», añadió.

«Soy filóloga, Máster en Estudios Lingüísticos y Editoriales y además estaba cursando un Doctorado de Ciencias Pedagógicas, inscrito a nivel nacional, con investigaciones adelantadas, pero ya todo eso está truncado», lamentó Rodríguez González.

«No puedo reclamar al Sindicato al que pertenezco que supuestamente debe defender los derechos de sus trabajadores, no tengo derecho a nada. Me dijeron que puedo presentar una apelación al Ministerio de Educación Superior, pero yo me pregunto cómo voy a apelar a mis propios inquisidores. Es mi palabra, la de una persona que es hija de un ‘contrarrevolucionario’ contra la palabra de un rector, que además es diputado a la Asamblea Nacional del Poder Popular», denunció.

Dalila Rodríguez González quedó en una situación de desempleo, tendría diez días para apelar y hasta 60 para recibir una respuesta, pero no está decidida a realizar el trámite.

«No sé si presentaré la apelación, para qué, para que mis propios inquisidores se sigan riendo de mí, humillando y aplastando como lo han hecho hasta hoy… no lo sé», dijo.

Denunció que su caso no es aislado. «Hace un mes expulsaron a un profesor de mi Facultad de la carrera de Periodismo, el mismo proceder que conmigo. Y hoy, según comentarios de pasillos, iban a botar a una estudiante de periodismo».

«Según los profesores esta joven escribe en un blog y se había declarado opositora al régimen, que no es mi caso. Yo jamás he hecho manifestaciones de este tipo, todo lo que a mí me están haciendo es por ser hija de un llamado ‘contrarrevolucionario’, un ajuste de cuentas contra mi papá», concluyó.

El padre de Rodríguez Alonso es miembro del Instituto Patmos, un grupo de reflexión socio-teológica que defiende los derechos religiosos en la Isla, fundado por el pastor Mario Félix Lleonart.

http://www.diariodecuba.com/derechos-humanos/1491936794_30324.html

Profesora expulsada de universidad cubana tras acoso de la Seguridad del Estado

Profesora expulsada de universidad cubana tras acoso de la Seguridad del Estado