DENUNCIEUnrepresor (2)

 

DETENGAMOS LA VIOLENCIA AHORA

 

Mañana será tarde. Para entonces habrá más víctimas que tú pudiste haber protegido a tiempo. Niños que llorarán por sus padres. Madres que perderán sus hijos. Personas a las que pudiste haber evitado embarrar su honra y la de su familia prestándose a acosar hogares, aterrorizar familias, destruir sus hogares y golpear en grupo a seres indefensos y pacíficos.

La vergüenza es una herramienta pacifica y útil si se emplea a tiempo. Es necesario nombrar a los agresores y avergonzarlos antes de que sigan cometiendo abusos. Hacerles llegar documentos que les permitan tomar conciencia de que mañana no podrán justificar sus acciones alegando que ejecutaban órdenes superiores. Darles la oportunidad de rectificar a tiempo si colaboran desde ahora para detener la violencia. Pedir perdón mañana no tendrá mucho valor. Compartir lo que saben y tomar distancia ahora mismo de esta máquina monstruosa de represión será justamente valorado.

Debe hacérsele saber que esa excusa no les evitó la horca a los criminales de guerra nazis ni salvó de la cárcel a los militares de distinta graduación que cometieron fechorías bajo las dictaduras de Argentina, Chile, Perú, El Salvador o Guatemala. Tampoco pudieron evitar la cárcel los que en Yugoslavia o varios países de África cometieron crímenes amparados en su poder y autoridad.

Muchos de ellos y sus familiares no pueden viajar a Estados Unidos y Europa por estar registrados sus nombres en listas que los asocian con grupos paramilitares. ¿Sabías tú que las Brigadas de Acción Rápida son un grupo paramilitar?

No colabores con la represión. No te prestes a ser chivato de vecinos ni compañeros de estudio o trabajo. No seas miembro ni participes en las brigadas paramilitares de acción rápida. Denuncia discretamente los actos y métodos represivos que conozcas. Disemina la información que se recoge en este sitio.

Este gobierno inútil, corrompido y criminal quiere lanzar a pelear a unos ciudadanos contra otros para seguir en el poder. Quieren que sean ellos los que se manchen de sangre mientras dan las órdenes desde sus oficinas con aire acondicionado.

Este gobierno cambia las caras pero no sus ideas. Nunca asumen responsabilidad por sus fracasos. Siempre otros tienen la culpa, sea el embargo o la sequía. El colmo ha sido que han bloqueado todas las nuevas oportunidades de comercio e inversiones de Estados Unidos que se han abierto para el sector no estatal cuando ya sabían perfectamente que se recortaría el petróleo y otros subsidios venezolanos. El Congreso de su Partido -en el que solo mandan de verdad tres o cuatro- ratificó el mismo curso de más de medio siglo. Ahora quieren entretenernos con nuevos documentos, discusiones y mentiras para que los ciudadanos esperen, tranquilitos, hasta el 2030.

Sus hijos y nietos pasean por Estados Unidos, Europa y el Mediterráneo. Los cubanos andan a pie haciendo colas. Ellos tienen cuentas y negocios en otros países. Los cubanos mal viven con salarios de miseria. Las únicas ideas que hay que aplicar son siempre las de ellos. A los cubanos no les permiten desarrollar sus propias iniciativas para prosperar. ¡Las bloquean!  Su solución es siempre incrementar la represión, no la comida.

¡Está bueno ya! ¡Detengamos la represión y exijamos el cambio!