Eduardo Cardet Concepción, coordinador nacional del Movimiento Cristiano Liberación (MCL), en prisión provisional en Holguín desde el 30 de noviembre del pasado año continúa a la espera de la instrucción final del caso y sin recuperarse completamente de la violencia sufrida durante su arresto.

Según comunica en su página web el MCL, Cardet tuvo este martes «visita de su familia».

«Su esposa, la doctora Yaimaris Vecino, informa que aún tiene secuelas de las golpizas, calambres en las manos y que el hematoma del ojo se le ha calcificado, con lo cual es ya irreversible», precisa el comunicado de la organización opositora.

«Así debió ser la magnitud de la golpiza», lamenta Vecino

En cuanto a la situación procesal del médico opositor, «el abogado cree que para la próxima semana ya el fiscal termine de instruir el caso».

Sus allegados temen que «la petición de prisión sea de 3 a 5 años».

El MCL Puntualiza además que Cardet ha comentado a su familia «que los presos no le dirigen la palabra por miedo a represalias».

Según el movimiento cristiano su coordinador nacional «tampoco ha recibido la visita pastoral penitenciaria de ningún sacerdote».

Por su parte, Vecino asegura que el clérigo de Velasco «evita cualquier tipo de contacto con la familia».

En una carta que publicó el pasado cinco de enero, el Movimiento Cristiano Liberación solicitó al obispo de Holguín, monseñor Emilio Aranguren Echeverría, «como representante y Pastor de la Iglesia (Católica) cubana» que realizara «una visita pastoral carcelaria» Cardet.

El coordinador nacional del MCL fue arrestado de forma violenta frente a su casa en Velasco, Holguín, cinco días después de la muerte de Fidel Castro.

Cardet había realizado previamente una visita a Estados Unidos y en declaraciones a la prensa criticó el legado de represión dejado por el dictador.

La Fiscalía pide hasta tres años de cárcel para Cardet por el presunto delito de «atentado a la autoridad», que su esposa califica de «fabricado».

Fuentes: Diario de Cuba