Mayra Averich, presidenta de ETECSA, Ernesto Gómez Novoa, quien se presenta en la red social Twitter como segundo jefe de la Aduana General de la República de Cuba, e Iroel Sánchez y Manuel. H. Lagard, colaboradores de la seguridad del Estado, han sido incluidos como represores violentos en la base de datos de la Fundación para los Derechos Humanos en Cuba.

La Sra. Averech ha sido clasificada como represora violenta por la Fundación para los Derechos Humanos en Cuba (FHRC) por incitar públicamente el odio contra la comunicadora Yoani Sanchez y así abrir la posibilidad de actos de violencia contra la conocida bloguera cubana.  Este ataque se produce en un momento en que el gobierno intensifica su propaganda de guerra contra los ciudadanos.

En ese peligroso contexto la periodista cubana Yoani Sánchez responsabilizó a Mayra Averich, presidenta ejecutiva de la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba, ETECSA, “por cualquier daño que suframos mi familia o yo a partir de la difusión de este mensaje de odio y misoginia en mi contra.

Un represor violento no es solo el que golpea a un opositor pacífico, sino el que incita, fomenta y propicia el ejercicio de la violencia. Así esta establecido en las normas internacionales. Es importante que los funcionarios del gobierno y el Partido sepan que sus acciones tienen responsabilidades individuales ineludibles que no prescriben con el tiempo.

Entre los participantes de esta reciente orgía de insultos están las plumas de dos colaboradores de la seguridad del estado: Iroel Sánchez y Manuel. H. Lagarde. Ambos habían sido hace meses incluidos en nuestra base de datos permanente de represores cubanos de cuello blanco, pero a partir de ahora han alcanzado la categoría de represores violentos.

No es la primera vez que el gobierno cubano liderea campañas de asesinato de la reputación contra la bloguera cubana Yoani Sánchez. Pero sorprende la ferocidad desplegada en esta ocasión y que eleva el asesinato de la reputación a instigación nada solapada a la violencia. ¿Su crimen? Ser una cliente más, entre millones de usuarios, que protestan los desmedidos precios del monopolio estatal ETECSA en la campaña #BajenLosPreciosDeInternet.

Cuba es uno de los países con el acceso a Internet más restringido y controlado del mundo. Desde diciembre del 2018 los cubanos pueden acceder a Internet desde un teléfono móvil, algo que desde hace mucho tiempo es parte de la vida cotidiana de la gente en muchos países de los mas pobres del mundo. Sin embargo, los precios se mantienen por las nubes con la empresa estatal con el monopolio de ese servicio en Cuba: ETECSA. El salario promedio en Cuba es de 30 dólares por mes. El paquete más barato en Cuba para 1 GB de data es equivalente a $11.25 USD.  La tarifa en Cuba es 7.5 veces más cara que en EE. UU. y 24 veces más cara que en Haití.

Juan Antonio Blanco, director de la Fundación para los Derechos Humanos en Cuba (FHRC), declaró a propósito de esta situación que: “estas personas que incitan el odio deben tomar nota de que asumen responsabilidad legal ante cortes internacionales. Ese es ahora el caso si Yoani Sánchez es víctima de una agresión física por parte de fanáticos, o de agentes policiales disfrazados de ‘pueblo enardecido’, por el simple hecho de solicitar una rebaja de los abusivos precios de ese monopolio estatal”.