«El Gobierno de Cuba volvió a dar muestra de su desinterés por la defensa de los derechos de las personas lesbianas, gais, bisexuales, trans e intersexuales (LGBTI) en el ámbito internacional» , escribió en su blog el periodista oficialista y activista Francisco Rodríguez Cruz.

El periodista se refería a la ausencia de la representación de Cuba en una votación en Naciones Unidas sobre la propuesta de enmienda que presentaron países africanos y que intentaba aplazar durante 72 sesiones la aprobación del informe anual del Consejo de Derechos Humanos donde se incluyen los derechos de la comunidad LGBT.

Asimismo, el Grupo Africano pretendía —como ya había intentando por primera vez en noviembre— impugnar la legalidad del experto independiente sobre el tema argumentando que la orientación sexual y la identidad de género no son universalmente reconocidas como derechos humanos. Así se buscaba impedir el trabajo del relator en defensa de los derechos de la comunidad LGBT.

El periodista cubano le recriminó al Gobierno haber dado «la espalda a una amplia mayoría de 17 países de América Latina y el Caribe que se opusieron a la maniobra homofóbica, entre ellos aliados tan significativos como Bolivia, Ecuador y Venezuela».

Calificó la ausencia de la votación como de «tímida postura diplomática«.

Dijo, además, que le constaba que el MINREX (Ministerio de Relaciones Exteriores) «recibió a tiempo información precisa y oportuna por diferentes vías sobre las preocupaciones del movimiento LGBTI internacional acerca de lo que podía suceder en el plenario de la Asamblea General de las Naciones Unidas alrededor de esta resolución sobre el informe del Consejo de Derechos Humanos».

«Ausentarnos de las votaciones no es una salida que parezca honorable», concluyó.

Con 84 votos en contra, 77 a favor y 16 abstenciones, la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) rechazó el pasado 19 de diciembre la enmienda presentada por el Grupo Africano que buscaba detener el mandato del primer experto independiente de la ONU en «protección contra la violencia y la discriminación basada en la orientación sexual y la identidad de género», informó la propia organización.

El Grupo Africano alegó que todos los países del continente estaban en contra del mandato de este experto y en contra de los derechos de las personas LGBTI. Sin embargo, más de diez países, incluyendo Sudáfrica, votaron a favor del mandato del experto independiente, desacreditando estas afirmaciones.

Antes de la votación, el grupo de estados africanos, las organizaciones familiares antigay, así como la Santa Sede, pidieron a los estados que apoyaran la enmienda.

El Gobierno de Cuba no votó, como mismo había hecho ya a finales de noviembre cuando los africanos intentaron por primera vez detener el mandato del experto independiente para los derechos LGBTI.

En aquel entonces Francisco Rodríguez Cruz también manifestó su desacuerdo e inconformidad y llegó a exclamar: «Pero ¡oh, sorpresa! Los representantes de la cancillería cubana ante la ONU no fueron a trabajar ese día».

Fuente:Diario de Cuba