La Seguridad del Estado detuvo este sábado por la tarde al líder opositor Manuel Cuesta Morúa y sitió en sus casas a varios activistas para impedir una reunión de la plataforma #Otro18.

Según informó Cuesta Morúa a DIARIO DE CUBA, fue arrestado al intentar interceder durante el arresto con violencia de la activista Ileana Hernández.

«Yo soy un hombre pacífico, pero un par de ellos, con sus técnicas de violencia, me redujeron, me tiraron al piso, y después me detuvieron, pero nada grave», declaró el opositor.

Cuesta Morúa dijo que estuvo detenido cuatro horas. A otros disidentes, efectivos del régimen les impidieron salir de sus casas. Entre ellos estuvieron el abogado Wilfredo Vallín, el líder de somos+ Eliécer Ávila, Aida Valdés Santana, María Elena Mir y Roberto Díaz Vázquez.

«Ellos están preocupados por #Otro18», dijo Cuesta Morúa. Añadió que la conversación de las autoridades durante su arresto giró alrededor de la iniciativa.

«Ellos consideran a #Otro18 peligroso, dicen que no es legal, que está financiado desde el exterior y cosas de esa naturaleza. Nosotros lo consideramos legal. De hecho, mi mensaje fue claro en toda la conversación: que en este caso quienes estamos respetando y actuando dentro de la ley somos nosotros; ellos, que se suponen deben protegerla, son quienes la están violando», relató el líder opositor.

«Están aplicando pura fuerza, haciendo un ejercicio puro de poder, no de autoridad y en eso nos basamos. El mensaje quedó claro: nosotros proseguimos, ellos hacen su trabajo, nosotros el nuestro y veremos a dónde llegamos», señaló.

Los arrestos de activistas de #Otro18 se sumaron a las detenciones domiciliarias de varios opositores que este sábado pretendían realizar una «acción global» en puntos WiFi para exigir la liberación de Eduardo Cardet, líder del Movimiento Cristiano Liberación, el abogado Julio Alfredo Ferrer Tamayo, de Cubalex, y el resto de los presos políticos de la Isla.

Fuente:Diario de Cuba