brunomo221216_0

La Delegación de la Unión Europea en La Habana evitó este miércoles pronunciarse sobre la represión que sufren los activistas de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) desde el pasado domingo.

En respuesta a preguntas enviadas por correo electrónico por DIARIO DE CUBA, el embajador y jefe de la Delegación de la Unión Europea en Cuba, Herman Portocarero, dijo que esa representación «está monitoreando constantemente todas las situaciones de Derechos Humanos basadas en evidencias creíbles». No explicó qué criterios de credibilidad utiliza esa representación.

DIARIO DE CUBA preguntó a Portocarero si la delegación que encabeza se había puesto en contacto con los disidentes represaliados o pensaba hacerlo.

También si la Unión Europea tiene previsto hacer declaraciones sobre la ola represiva de los últimos días, ahora que los Veintiocho han firmado un Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación con La Habana y derogado la Posición Común.

«Alentamos siempre el respeto a la regla de la ley, incluyendo los procedimientos penales, en todas nuestras relaciones», respondió Portocarero. «El Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación, una vez aplicado, ofrecerá más posibilidades para hacerlo», añadió.

«Tratamos las quejas individuales con discreción como el mejor enfoque, pero en cooperación con las organizaciones de monitoreo pertinentes», concluyó Portocarero.

La UNPACU denunció el miércoles cuatro días seguidos de «allanamientos, robos y detenciones arbitrarias contra opositores pacíficos en la provincia Santiago de Cuba».

Las represalias se iniciaron el domingo, después de que el líder de la organización, José Daniel Ferrer, convocara a sus integrantes a salir a las calles en solidaridad con los presos políticos y las Damas de Blanco.

Desde el domingo las fuerzas del régimen han realizado «125 detenciones arbitrarias contra miembros de la UNPACU. Diez coordinadores y activistas continúan detenidos», dijo Ferrer, exprisionero de conciencia del Grupo de los 75, en un comunicado recibido por este diario.

Denunció que, además de confiscar dinero, laptops, teléfonos, cámaras fotográficas y de vídeo y otros equipos a disidentes, los efectivos del régimen «robaron 1.000 libras de ñame, 932 de malanga y ocho racimos de plátanos al activista José Antonio López Piña y despojaron de 200 CUC a la miembro de la Dirección de  la Unión Patriótica de Cuba, UNPACU, Katherine Mojena Hernández».

«Sin dudas la tiranía ya no sabe a qué recurrir e intenta rendirnos por hambre», dijo Ferrer.

Mencionó también registros y confiscaciones en los hogares de Belkis Cantillo Ramírez, Moraima Díaz Pérez (ambas detenidas), Maidolis Oribe Perdomo y Edilkis León Giraudi.

«En los cuatro hogares buscaban juguetes destinados a actividades por el Día de los Reyes Magos y equipos y materiales de trabajo», señaló.

En los últimos años se ha vuelto frecuente el allanamiento de viviendas de opositores y Damas de Blanco en busca de los juguetes que reúnen los activistas para celebrar el Día de los Reyes Magos con hijos de presos políticos, disidentes y vecinos de los barrios donde tienen su sede las organizaciones.

Según Ferrer, las viandas confiscadas a José Antonio López Piña tenían como destino «el punto de venta de productos agrícolas del exprisionero político y miembro de UNPACU David Fernández Cardoso».

Otra parte estaba destinada «a la alimentación en la sede principal de la UNPACU en Santiago de Cuba y para ancianos que viven en condiciones de extrema pobreza», señaló Ferrer.

En el caso de Katherine Mojena, denunció que fue arrestada a la salida de un local de la agencia Western Unión al cual fue a recoger 200 CUC que le habían enviado desde Estados Unidos. En la unidad a la que fue trasladada le «robaron el dinero», dijo.

Por otra parte, «desde las prisiones continúan llegándonos preocupantes noticias de agresiones, robos y amenazas contra nuestros presos políticos», alertó Ferrer.

«En la Prisión Provincial de Granma fue golpeado el preso político Alexander Verdecía Rodríguez, coordinador de la UNPACU en esa provincia. También le robaron varias de sus escasas pertenencias. Desde la prisión de Mar Verde, en Santiago de Cuba, el preso político Albert Portuondo informó sobre las propuestas y amenazas que le hiciera el agente de la policía política nombrado Addriel. Este esbirro le dijo que solo trabajando para ellos se evitaría muchos problemas en el penal. En la prisión de Aguadores se encuentra confinado e incomunicado Víctor Campa Almenares, en huelga de hambre desde el pasado día 10», precisó Ferrer.

«La UNPACU tiene en estos momentos 48 activistas en prisión y en los últimos 13 meses ha sido objeto de más de 70 allanamientos a hogares de sus miembros», concluyó el líder opositor.

Fuente:Diario de Cuba