El nuevo represor cubano confirmado es Bruno, un Mayor de la Seguridad del Estado en Santiago de Cuba. Bruno es denunciado sobre su actividad represiva y violenta contra los defensores de los derechos humanos en Cuba.