Los agentes allanaron el lugar y arrestaron a una decena de vendedores ambulantes, muchos de ellos en sillas de ruedas, mientras la multitud les lanzaba improperios, llamándolos «asesinos» y «batistianos».

Un operativo de los inspectores de la Oficina Nacional Tributaria y la policía contra discapacitados en el boulevard de San Rafael, en Centro Habana, el pasado sábado 21 de enero, culminó con una decena de arrestos y la acusación por el “delito de atentado y resistencia” a los que se opusieron al allanamiento y confiscación de las pertenencias.

El argumento que usaron las autoridades para el operativo contra los vendedores fue que «realizan una actividad económica ilícita, porque venden los espejuelos sin los permisos que exige el gobierno para buscarse su dinerito”, confirmaron dos reporteros independientes a Martí Noticias.

La policía arremetió contra los vendedores ambulantes, muchos de ellos en sillas de ruedas, mientras la multitud lanzaba improperios contra los agentes, llamándolos «asesinos» y «batistianos».

La policía arremetió contra los discapacitados, muchos de ellos en sillas de ruedas.

La policía arremetió contra los discapacitados, muchos de ellos en sillas de ruedas.

 

Serafín Morán, quien grabó un video de la redada el pasado sábado, dijo que los impedidos físicos estaban haciendo las ventas de espejuelos “y de pronto llegó un operativo bastante grande, los golpearon, los detuvieron«, y a una decena de ellos que se opusieron al atropello «los acusaron de atentado y resistencia a pesar de ser ellos los agredidos» por las autoridades.