Quiénes Somos

qsss


Ciudadanos cubanos y de otras nacionalidades que colaboramos para detener la violencia estatal contra el ejercicio de derechos ciudadanos en la isla.

Este proyecto, auspiciado por la Fundación para los Derechos Humanos en Cuba (FDHC | FHRC), cuenta con la cooperación de relevantes organizaciones de la sociedad civil cubana así como de otros países. Se desarrolla en alianza con el proyecto Repression ID impulsado por un grupo de distinguidos abogados cubanoamericanos. Colaboran también con este proyecto el Archivo Cuba y el Instituto de la Memoria Histórica Cubana Contra el Totalitarísmo.

Misión

Detener la violencia política  y así contribuir a facilitar la convivencia en la Cuba futura

Objetivos

  • Identificar, investigar y acopiar información sobre militares (MININT/MINFAR) o paramilitares (Brigadas de Acción Rápida) que ejercen la represión política violenta contra los ciudadanos.
  • Educar en la responsabilidad legal, intransferible y eterna, que se asume personalmente al cumplir  órdenes criminales de jefes o instancias superiores.
  • Poner fin a la obediencia que exigen los privilegiados, demagogos e inmorales que hoy ordenan reprimir con violencia las iniciativas económicas y políticas de los ciudadanos.
  • Contribuir al cambio pacífico de la dictadura para que los cubanos puedan restablecer la convivencia y promover la prosperidad general con libertad, democracia y derechos humanos.

LO QUE TODO REPRESOR DEBE SABER

La protesta ciudadana pacífica es un derecho. La violencia contra quien lo ejerce no lo es.Quien cumpliendo órdenes superiores arremete contra seres humanos que solo defienden el derecho a expresar su opinión incurre en una acción criminal por la que puede ser encausado muchas décadas después de ocurrido el hecho. Ese fue el principio jurídico establecido desde los juicios en Núremberg que permitió que los esbirros de las dictaduras latinoamericanas fuesen  identificados, capturados y sentenciados cuando ya se creían a salvo.

Las órdenes criminales del jefe no encarnan el mandato de la Patria como les hace creer la casta corrupta que hoy tiene el poder. Esa es una obediencia “indebida”. Embarrar la honra personal y asumir responsabilidad por cumplir órdenes inmorales al servicio de unos privilegiados no es solo criminal, sino estúpido. Colaborar con la tortura es un crimen internacional que viola convenciones y tratados de la que Cuba es signataria.

Definición de la tortura por las Naciones Unidas (Artículo 1 de la Convención de las Naciones Unidas contra la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes):

“A los efectos de la presente Convención, se entenderá por el término ‘tortura’ todo acto por el cual se inflija intencionadamente a una persona dolores o sufrimientos graves, ya sean físicos o mentales, con el fin de obtener de ella o de un tercero información o una confesión, de castigarla por un acto que haya cometido, o se sospeche que ha cometido, o de intimidar o coaccionar a esa persona o a otras, o por cualquier razón basada en cualquier tipo de discriminación, cuando dichos dolores o sufrimientos sean infligidos por un funcionario público u otra persona en el ejercicio de funciones públicas, a instigación suya, o con su consentimiento o aquiescencia.”

Share This