Pérez Cuéllar, apodado Kiko Cacarrú, es uno de los represores paramilitares más connotados y antiguos de la provincia de  Sancti  Spíritus, de acuerdo con el opositor Adriano Castañeda Meneses, líder en la provincia del Frente Anti-Totalitario Unido (FANTU).

En el año 2002 asestó al opositor del Comité Cubano Pro Derechos Humanos Segundo Rey Cabrera González una fuerte golpiza que lo llevó al hospital. En el 2005 golpeó a Castañeda Meneses  y a Carlos Manuel Cárdenas González, también del FANTU. En el 2009 volvió a agredir a Cárdenas González,  y en dos ocasiones a Castañeda.

Pérez Cuéllar es un  exmilitar que pidió la baja muy joven. Ha sido nombrado jefe en muchos centros de trabajo, pero según Castañeda lo han sacado de casi todos por robo. No obstante, siempre lo perdonan debido a su incondicionalidad a la policía política.

Goza de total impunidad. Ha sido recompensado por sus servicios represivos con una casa muy bien construida y habilitada con muebles y equipos electrodomésticos.

Su dirección particular es Calle Rebelde #22 entre San Félix y Pancho Jiménez, en la ciudad de Sancti Spiritus.