RAMÓN SAMADA SUÁREZ  es un represor de cuello blanco que ocupa el cargo de  Vicepresidente del Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC).  Es Especialista en diseño de políticas culturales y en gestión cultural comunitaria. Coordina la Junta Directiva del Festival Internacional de Cine Pobre, Gibara.  Director General de Audiovisuales ICAIC, productora de cine cubano.

Acusación: múltiples actos de censura dentro del ICAIC, violando la libertad de expresión y actuando discriminatoriamente por razones ideológicas.

Una muestra de su actitud represiva ha sido el intento de expulsar de una reunión del Centro “Fresa y Chocolate” (perteneciente al ICAIC) a varios disidentes presentes en el público, entre los que estaba Eliecer Ávila, del Movimiento Somos Más. Su repulsa no llegó a efectuarse por la firme y elocuente intervención de algunos cineastas que encontró consenso entre los artistas y el público presente. También se encontraba junto con Ramón Samada el presidente del ICAIC Roberto Carlos Smith de Castro.

Se hace responsable también a Ramón Samada, debido su cargo, por la violación de sus derechos a miembros de la sociedad civil y a opositores, al prohibirles la entrada a la cinemateca del Cine Chaplin, en octubre de 2010, durante la 8va. Muestra de Jóvenes Realizadores. Allí se proyectaría el documental “Revolution”, dedicado al grupo de hip hop “Los Aldeanos”. Ese día fueron impedidos de entrar a la presentación del  documental la bloguera independiente Claudia Cadelo y otros actores de la sociedad civil como Ciro Javier Díaz Penado y Claudio Fuentes, quienes también  ofrecieron sus testimonios.