Oficial de la policía política. Ex empleado de la prisión Canaleta, se dedica desde enero de 2011 a la represión de opositores primero en Cárdenas, y luego en el municipio Martí, donde fue ascendido a jefe local de la Seguridad del Estado. Ha amenazado a opositores con su pistola; junto con el jefe de Sector de Martí le dio una golpiza a Ismelis Figuréis, a quien habían citado. En abril de 2015 mató de un balazo al joven Yurinieski Martínez Reina, cuando intentaba abandonar el país de manera ilegal. Por ello Rioseco fue sancionado a 13 años de cárcel  pero siempre ha disfrutado de facilidades dentro de la prisión. Desde  finales del año 2018, permanece casi todo el tiempo en su hogar del poblado Máximo Gómez, municipio Perico.