Según refiere el opositor espirituano Adriano Castañeda, Rodríguez es uno de los  más connotados represores de la ciudad de Sancti Spiritus. Es un paramilitar con entrenamiento en artes marciales, mide 6 pies y pesa 300 libras. Trabaja en el Karaoke de la ciudad. Goza de total impunidad.