El 22 de abril de 2019, por orden del oficial del DSE que se identifica como “Víctor Víctor”, este agente de la Policía Nacional Revolucionaria no sólo detuvo ilegal e injustificadamente  al periodista independiente Roberto Jesús Quiñones Haces, sino que lo agredió brutalmente, causándole lesiones, después que el comunicador le preguntara por qué lo detenía. Quiñones se encontraba en el portal del Tribunal Provincial de Guantánamo, donde era enjuiciada una pareja de religiosos que escogieron dar a sus hijos educación en casa.

Durante la golpiza  el periodista sufrió la perforación del  oído derecho, que no fue asentada en los registros médicos,  así como  contusión del pulgar izquierdo, equimosis en región subgeniana y lateral derecho del cuello y hematoma en mucosa labial interior, las cuales sí  fueron dictaminadas por el Departamento de Medicina Legal de Guantánamo como lesiones no graves.