Hernández Broughton, una ex funcionaria del gobierno municipal de Nuevitas, es la secretaria del Partido Comunista en la secundaria básica local “América Latina”. Como profesora guía pidió la expulsión del alumno de 7mo grado Liusdán Martínez Lescaille, quien ha sido víctima de abusos y discriminación en el centro por su religión judía ortodoxa

Hernández presidió una reunión a la que fueron convocados Liusdán, sus padres y cinco profesores. Entre los argumentos que expuso Hernández contra el niño se incluían agresividad en contra de otros estudiantes, problemas académicos y el boicot de un acto celebrado en la biblioteca de la secundaria para recordar la obra del fallecido Fidel Castro.

Las acusaciones no fueron apoyadas por los cinco maestros del joven, quienes defendieron al estudiante, destacaron su excelente nivel educacional y desmintieron que tuviera un comportamiento violento. Ante esta defensa, la guía no tuvo otra alternativa que mantener al niño en la escuela.

No era la primera vez que Hernández amenazaba a esta familia con la posible salida del menor del centro de enseñanza.

Los padres denunciaron el acoso a Radio Martí, por lo que fueron citados al centro escolar, donde Hernández y la directora del centro les mostraron la publicación de la denuncia realizada, y amenazaron al padre, Olaine Tejada,  con ser llevado a prisión por haber hablado con una publicación “contrarrevolucionaria”.

Posteriormente la dirigente comunista formó parte de una comisión escolar que, invocando la resolución ministerial 357 del 2015, que se refiere al uso del uniforme escolar, prohibió a Liusdán asistir a clases cubriéndose la cabeza con la kipá como ordena la religión judía ortodoxa de su familia, una seria violación de los derechos religiosos del núcleo familiar.