RAQUEL ACOSTA PORTA es especialista de la Empresa Importadora y Exportadora de Medicamentos y Equipos Médicos  (MEDICuba.SA), en La Habana.

Formó parte del equipo de funcionarios y profesionales que conformaron el órgano de justicia laboral para juzgar y sancionar, por motivos ideológicos y violando el procedimiento, al científico Oscar Antonio Casanella que fungía como investigador en el Instituto Nacional de Oncología y Radiobiología (INOR).

Raquel Acosta Porta, además de mentir en los documentos oficiales y ejecutar las mismas acciones ilegítimas que el resto del grupo, al impedir ilegalmente la entrada al juicio al público presente, empujó a la esposa de Casanella por la entrada del local hacia afuera, expulsándola del lugar al tiempo que le  decía que se fuera para la casa, pues «las mujeres deben estar en la casita».

Con esta conducta Raquel Acosta Porta amenaza ser capaz de llevar sus acciones represivas más allá del asesinato de la reputación de sus adversarios políticos, hasta el límite de la violencia física.