REPRESORA VIOLENTA MARIELA CASTRO ESPÍN

Mariela Castro Espín es acusada de ser una represora violenta por su justificación de la brutalidad policiaca y asesinato de la reputación de los activistas LGTB independientes.

Castro Espín los descalificó como una masa de ignorantes, lacayos del imperialismo y de la “mafia de Miami”, que desobedecieron su orden de que no organizaran una pacífica marcha por el Orgullo Gay el 11 de mayo de 2019 en la ciudad de La Habana.

Adicionalmente justificó la brutal represión desatada contra esa marcha pacífica por fuerzas combinadas de la policía nacional y la seguridad del estado. Mariela Castro Espín de hecho a justificado, casi exhortado, a que esos pacíficos y aporreados activistas ahora sean también sancionados por la ley.

Al ser Mariela Castro Espín diputada de la Asamblea nacional, esa amenaza y la caracterización despectiva que hiciera de los grupos insumisos de la comunidad gay tienen especial gravedad. El episodio y la retorcida explicación de la Sra. Castro Espín sientan un peligroso precedente que pudiera desencadenar hechos violentos de aun mayor gravedad que los sucedidos el pasado 11 de mayo.

Existen antecedentes en que la justicia internacional ha sancionado a personas que, sin llegar a ejercer la violencia de manera directa, la alimentaron con declaraciones agresivas.  La retórica violenta y denigrante de seres humanos tiende a crear una atmósfera que luego puede escalar hasta llegar a actos de genocidio.

En 1946 el Tribunal de Nuremberg condenó por esa razón a morir en la horca al propagandista nazi Julius Streicher. En 2003, la Corte Criminal Internacional decretó las primeras sentencias contra periodistas y ejecutivos de medios de comunicación en Rwanda a los que halló culpables de exhortar a la violencia que desencadenó en 1994 el genocidio en ese país.

Mariela Castro Espín quiso, al parecer, emular las recientes amenazas formuladas contra el periodismo independiente y activistas democráticos noviolentos por el Presidente del Tribunal Supremo de Cuba, Sr. Rubén Remigio Ferro. Ambos serán responsabilizados en lo adelante por las consecuencias de su irresponsabilidad.

Por el momento, la Sra. Castro Espín ha ingresado a la Base de Datos de Represores Cubanos de la Fundación para los Derechos Humanos en Cuba, donde ya se encontraba incluido  su hermano, el Coronel Alejandro Castro Espín, y el citado magistrado, Sr. Ferro.