COMUNICADO DE PRENSA DE FHRC

Juan Antonio Blanco, Director Ejecutivo de la Fundación para los Derechos Humanos en Cuba (FHRC), informa que esa institución ha sumado a la viceministra primera del Ministerio de Educación Superior (MES) cubano, Martha del Carmen Mesa Valenciano, a su lista de “represores de cuello blanco”, conjuntamente con otras cuatro personas involucradas en la expulsión de Omara Ruiz Urquiola de su cargo de profesora del Instituto Superior de Diseño Industrial (ISDI)

Según Blanco “la declaración de la  viceministra respecto a que para ser profesor universitario hay que ser «activista de la política revolucionaria de nuestro Partido» confirma de manera oficial la violación por Cuba del Convenio 111 de la Organización Internacional del Trabajo, que proscribe y define la discriminación laboral como cualquier distinción, exclusión o preferencia basada en motivos de raza, color, sexo, religión, opinión política, ascendencia nacional u origen social (entre otras características) que tenga por efecto anular o alterar la igualdad de oportunidades o de trato en el empleo y la ocupación”.

“Este ultraje se agrega a la conocida política de que ‘las universidades son para los revolucionarios’ concebida para expulsar estudiantes incomodos y que viola incluso lo establecido por la actual Constitución castrista”.

Además de la viceministra Mesa Valenciano, fueron también incluidos en la lista de represores de cuello blanco de FHRC: Sergio Luis Peña Martínez (Rector del ISDI); Ernesto Fernández Sánchez, Vice Director Docente; Milvia Pérez Pérez, Decana; y María Deborah Maura López, Jefa de Departamento.  Sus nombres, cargos, números de carnet de identidad, direcciones y teléfonos han sido incluidos en el citado registro.

“Al margen de las consecuencias personales y profesionales que su inclusión en el listado de represores pueda acarrearles de ahora en adelante, estas personas deberían meditar en el daño que se han autoinfligido al atacar y perjudicar, sin otro motivo que su propia cobardía y oportunismo, a una colega que, pese a padecer cáncer, goza de una productiva trayectoria y tiene la estima de sus alumnos. ¿De qué les vale mantener sus cargos cuando los traficaron a cambio de su dignidad?” agregó Blanco.